20051229

sincronic.02 [ Kan Oxlahun · Ahau Oxlahun ]

cuando llegaste tú tampoco podía dormir... las estrellas del cuarto brillaron por varias largas horas y mi cabeza no dejaba de divagar, rondando cada una de las constelaciones que hoy no formaba con alguna de ellas... todo estaba frío, había un ligero olor a pan de maíz...

en esos días pensaba en los cientos de cosas que hacemos y en esos otros cientos que dejamos de hacer en cada momento de nuestras vidas... algún día entenderás a lo que me refiero, no corras prisas... todo llega a su tiempo...
muchas veces tengo recuerdos que no logro saber si son lo que son o sólo forman partes como fractales de esa pequeña parte de mí donde habita eso que algunos llaman "subconsciente colectivo"...

sabes, las palabras son algo de lo más hermoso y de lo más terrible que jamás he conocido... pero también están los números... ellos tienen solamente un color diferente, aunque los puedes escribir también de atrás hacia delante y nadie notará de lo que estás hablando... si sabes el color, podrás inventar tus propios juegos... si te aprendes los significados, podrás escribir todas las fórmulas con que nombrar cada cosa del universo... y eso es sólo la mitad...

en aquellos días en que mi vida era miserable dormía al sueño olvidando el paso de los días... cuando llegaste tú el paso de los días acontecía sin darme tiempo para volver a aprender lo que era el sueño, mi tiempo dejó de tener pasado y comenzó a caminar hacia adelante, siempre un paso delante de las huellas de mis pies... siempre un sueño delante del parpadeo de mis pensamientos... me tomó por sorpresa darme cuenta de que cada momento tiene una dimensión muy específica, a mí en la escuela me habían enseñado que la física de Einstein demostraba que todo únicamente podía correr en el sentido lineal que marca el tiempo en la carátula de un reloj... imagino que algún día vendrá alguien nuevo a decirnos que esas manecillas y esas carátulas también las podemos acomodar y ordenar en un sentido contrapuesto al que alguna vez nos enseñaron, aunque eso tú lo sabes ya...

cuando llegaste tú faltaban únicamente 2549 días, 22 horas, 27 minutos, 21 segundos... todo estaba listo para ver pasar el fin de todo una vez más... las velas, la botella de vino tinto, los cigarros, las galletas de chocolate, un beso y un abrazo antes de ver la luz blanca... y la luz blanca jamás aconteció...

en esos días sentía que algo en mí se había perdido, pensaba nuevamente en las mil y una formas en que cada uno ve la libertad... dicen que la libertad es la que tiene un ave, por eso casi siempre la dibujan de esa manera... dicen que la libertad se siente cuando únicamente ves el azul del mar rodeando los cientos y cientos de fluido que rodean todo ahí debajo... dicen que la libertad se siente al momento en que dejas de escuchar el más mínimo sonido que te recuerde algo humano... dicen que la libertad se siente como nunca cuando dejas de sentir la gravedad que ata tus pies a este planeta que baila y canta sin que ninguno de nosotros lo notemos... pero tú sabes que nada de eso es verdad... eso que todos llaman libertad no es nada más que esa necesidad humana por sentir su propia soledad en el extremo... no sentir nada, no saber nada, ser simplemente el vacío... sin embargo, nadie quiere estar solo... ni siquiera eso que llaman dios pudo soportarlo... pero eso creo que tú ya lo sabes, lo entiendes mejor que yo...

cuando llegaste tú mi cabeza funcionaba simplemente como cualquier otra, multiplicando preocupaciones, dividiendo gastos, sumando esfuerzos, restando posibilidades... intentaba hacer operaciones como cualquier otro en este planeta... sin embargo, los factores de mis ecuaciones siempre terminaron llevándome a un resultado que tú ya me habías susurrado al oído... siempre has hecho buenas trampas... que nadie diga que eso te lo he enseñado yo...

en esos días, las cosas inútiles que aprendí en tanto tiempo de ocio se me vinieron de repente como buenos y malos chistes que sigo sin creer que algún día alguien entienda... ¿le importará a alguien entenderlos?, ¿tú que crees?...

¿qué habría pasado si el Mayor Tom no hubiese sido sólo un lunático?

¿que hubiera sucedido si Scully nunca hubiera sido raptada?

¿habrá encontrado Franck Black el equilibrio entre el bien y el mal?

¿cómo contarás el tiempo cuando ya no pueda yo contarlo por ti?

1 comentario:

Antonia pop dijo...

Supongo que puede pasar cualquier cosa, siempre es así. Nosotros sólo actuamos, el cosmos se encarga de mostrarnos nuestro futuro.
Saludos