20150408

d01.x-1990[02]

Cayendo en el romanticismo inútil de una mirada pasajera, te siento en este momento como una gota de lluvia que se escurre de mi embatida cabeza. Volteo la vista a tus pasos, alejándose entre las ondas de los charcos. El humo y las piedras aún no lo saben, sin embargo, te ocultan a mi, insensibles de cuanto puedan mis gritos corromper entre las almas que me escuchan. Tu rostro complaciente, de una ternura inquietante, me hiere, me provoca una amargura de intranquilidad. Una cara clavada en la mirada vacía de un ciego. Hay un dolor y un temor a tener, a tenerte. Como el aullido de un lobo en la montaña, que siempre disfruta pero que jamás logrará retener, porque está destinado a viajar con el viento y a caer a la tierra envuelto en hojas y cenizas para morir entre los dientes de la lejanía. Eres una pequeña realidad andando, intermedia en las utopías de un sueño joven y profundo, refugiado dentro, sobre mi mente. Si te viera ahora, sé que te cuidaría como alguna vez cuide las estrellas, y te mostraría los abismos profundos y las oscuras simas para que jamás tuvieras miedo. El día del vuelo final te llevaría como una brisa ligera sobre mi espalda. Sin embargo, solo sigo viendo las ondas del agua que hacen tus pisadas y que se desvanecen lentamente en medio de la lluvia. Estoy mojado, mas aún siento tu calidez. Las ondas cesan. Han desaparecido ante la vista de la noche, pero todavía están aquí tus huesos y tus cabellos, tus zapatos y tu bolsa, tus ojos y tus manos inolvidables. Todo está aquí, las ondas se fueron pero nada ha cambiado. Es exquisita la sonrisa dibujada ahora en tu cadáver.

breve crónica de un suicidio

Suena el despertador, como siempre, tendré que ir a trabajar. Pero hoy, no sé, siento una extraña sensación de vaciedad que me hace recostarme otro poco.
Sé que ya no debo dormir: -prometo no volver a llegar tarde.-; eso había dicho a mi jefe algunos días antes. Sé que tengo que cumplir, de lo contrario comenzaré a meterme en serios problemas.

Mi camisa favorita está otra vez sin planchar, tendré que ponérmela así: -para lo que me importa que esté planchada o no.-, es lo que siempre pienso.
Todo va pasando bien, hasta el agua con que me lavo está tan fría como me gusta. Todo en su lugar, silencioso, viendo mis peripecias para arreglarme y salir en busca de esa ansiada aventura que me saque de mi rutina diaria.

Un día perfecto es lo que todos deseamos, un día en el que todo lo que hagamos nos salga bien. Parece que hoy es uno de esos días para mí. Llego a la parada del camión, no puedo evitarla, ya es como un hábito. Sin tantas esperas ni desesperas abordo mi camión con la mayor tranquilidad que jamás hubiera deseado.

Medio día. Hoy no estoy agobiado por el trabajo, al contrario, me encuentro bastante bien, bastante tranquilo, como con ánimos de empezarlo todo de nueva cuenta y creo que esto se refleja en mi apariencia externa, al grado de preguntarme todos el motivo de mi súbito cambio de personalidad: -como si fuera tan importante todo lo que me pase ahora para los demás.-, es lo que pienso. Ni yo mismo encuentro la respuesta para esto que me pasa, es como si, de repente, mi deshumanización se hubiera llenado de todo aquello que nunca tuvo; como si hubiera logrado mi propósito más difícil o imposible; como si me hubiera llenado de pronto de…… alegría…… no sé. Quizá sí sea eso, alegría, regocijo, satisfacción de saber que alguien morirá en un día perfecto y, sobre todo, de saber que ese alguien seré yo.

Esas calles grises que tanto he andado me están viendo otra vez, quizá la última vez que camine sobre ellas desgastando la suela de mis zapatos atormentados: -si pudieran hablar no sé la infinidad de cosas de que pudiéramos hablar y también las arbitrariedades que me recriminarían; esos actos sobre sus individuos injustificables. Por eso creo que es mucho mejor que se queden como están.-, pienso esto aunque de verdad ya no tengo la certeza de hacer esto último: pensar. Veo pasar a toda esa gente tumultuosa, indecente, apestosa, sucia. Pobres humanos dominados por un simple dedo hecho de basura, mentiras y mierda. Me fastidia saber que son tan vulnerables como una pajita sobre una llama. Pienso en cómo caerían cada uno de esos que van caminando frente a mí después de haber disparado una pistola y vaciado, con la mayor tranquilidad del mundo, el cargador completo. Ver como cada bala atraviesa poco a poco sus entrañas y, no sé, a veces pienso que sería mejor que ya todos estuvieran muertos.
d01.x-1990[01]

d01.x-1990[00]

Aquella noche llego Moisés más muerto que vivo, asustado, preocupado, encabronado. Todo podía esperarse de él, hasta que llorara. Yo lo tomaba como cualquier otro día, pero en cierta forma me temía el motivo de su visita, tenía un vago y acertado presentimiento del porqué Moisés se encontraba aquí.

- ¿Qué onda cabrón?
- ¿Qué onda? – dijo.
- ¿Qué estás haciendo?
- Ahorita te cuento.
- Ah, bueno pásale. No sé porqué casi sé lo que me vas a decir. Usted no tenga miedo, pásele.
- ¿Tus papas?
- Están arriba, usted no tenga pena, pásese.

- Cómo ves cabrón, que me corrieron.
- ¡No te manches!
- Pues sí, ayer me mandaron derechito para allá.
- ¿Y ahora? ¿Qué vas a hacer?
- No sé, tengo que moverme de volada.
- Y aquellas, ¿ya saben?
- No cabrón, por eso tengo que moverme pronto.
- Ya ves, te dije que ya le pararas, que ya se te estaba pasando la mano y ya sabías que te traían esos cuates en la mirita.
- Sí pero fue una pinche cuba nada más.
- Pero tú ya sabes qué onda, ya sabes cómo son de ojetes esos cuates.
- Sí, y a los tres nos corrieron de una patada.
- Pinche Moy, ya ni pedo. Tu mamá te va a regañar pero bonito cuando lo sepa, y a mi también; a ver si no se enoja conmigo cuando sepa qué onda y porqué te corrieron.
- No, ni madres; ellas no tienen porqué saber nada. Por eso tengo que moverme rápido. Te vendo un reloj.
- Pinche Moy, ya sabes que a mí no me gustan esas madres.
- ¡Vale madres!
- Yo te prestaría feria pero ahorita no tengo. El lunes que vaya por mi cheque si necesitas yo te lo presto; y ya sabes qué pedo, cuando quieras caerle aquí no hay bronca.
- Sale cabrón.

Y así pasaron una o dos horas entre pláticas absurdas y preocupación creciente del Moy. Después yo me fui a bañar y cuando regresé el Moy dormía como una tabla. Yo no pude dormir en toda la noche, bueno, eso en mí ya es común.

d03.[9212]

Existe un dolor intrínseco.
Ayer veía tu mirada ahogándose

observé cuidadosamente cada instante

con cierto placer;

vagué algún tiempo por los rieles

sin encontrar restos,

arrastrando los zapatos

elevé un poco de polvo en el aire

mientras desfiguraba la expresión

en azares inútiles,

tanto como el desprecio

ese que orilla a las locuras irreverentes,

mas ciertas, siempre.

Se pueden enjugar y tragar las amarguras

al igual que las lágrimas inservibles.

Siempre hay algo que estorba

que se postra más allá de los velos,

pero tan cerca de los mismos ojos,

que es imposible distinguir

la ilusión de lo verdadero.

Los dedos se ahogan en los cuellos

como tu mirada se ahogaba ayer en sí misma.

No hay nada de lo que pueda hablarte

he colmado mi convencimiento de miserias

y no intentaré nada más.

Mañana caminaré, de nuevo, por las vías

borrando los pasos que dejé hoy.

d03.[9214]

Hoy he pensado en escribirte algo bueno
pero, como siempre, sigo cayendo tontamente

en explicaciones, temores e incertidumbres.

No tengo rencor hacia mí, es inútil

siempre me ha aquejado la ceguera, voluntaria;

y no intento reprimirla, al contrario,

la alimento con almas y sonrisas nuevas

con imágenes y andares, de esos de tango

asesinos de vidas fatuas, sin embargo,

y a muy pesar nuestro

evocadores inacabables y maravillosos de inspiración.

Hoy recordé las mil cartas que jamás te mandé

y que no creo enviarte jamás.

No temo perderme en la soledad,

por culpa mía o de quien sea;

el destino me preocupa tanto como al rico la miseria,

la miseria de mi propia vida es lo que me hace feliz

y mientras más me preocupo y sufro, más entiendo.

Si el destino no es ninguno, caminaré por las veredas bifurcadas

no hablaré ni levantaré la mirada de mis pasos,

pensaré en alguna sabia canción:


“......no pretendo conseguir perdurar
porque sé que sólo soy un accidente.”
Recordaré que he perdido y sonreiré,
recordaré que prometí escribirte algo agradable:

Hoy el paso del tiempo me aplasta
la hojarasca ha tapado mis oídos

y mis ojos se deshacen en sal.

Hoy el silencio atraganta mi lengua

y la desesperanza no me hace pensar

más que en cerrar los ojos y hondamente dormir;

si logro conseguirlo, quizá en sueños

recuerde tu sonrisa errante angustiándome;

si no, te maldeciré por permanecer

como un pálido fantasma

vigilante y amenazador

en la penumbra de mi insomnio.

d03.[9211]

Es en esos momentos,
cuando tienes el humo hasta los ojos,

cuando más necesitas de alguien;

es entonces cuando no piensas nada

tu mente se borra paulatinamente,

abres y cierras los ojos

volteas la mirada hacia la ventana

y no ves nada, sólo gente que camina

desafiándote a golpearla

sonriendo irónicamente

siguiendo los pasos de otra gente

que ya pasó por ahí

y borrando sus pisadas.

Es entonces que un relámpago llega a tu cabeza

y la sume en la más absurda nitidez del vacío;

vuelves a abrir y cerrar los ojos

mientras los deambulantes no terminan de desfilar,

como zombies, sin destino ni paradero;

y es entonces que en tu mente

se dibujan tus palabras

como granos de sal

diluyéndose entre tus recuerdos.

Y ahí, justo ahí tu boca entreabierta

saca un poco de tu humo interior

de tu propia existencia,

y continúas pensando que es mejor seguir

con la cabeza al suelo, entre tus pies.

d03.[9210]

El problema no es el mundo
el problema eres tú;

nadie está mal, mira

quien está mal eres tú.

Entiéndelo, si no haces algo

te quedarás como un mediocre para siempre

y no creo que eso sea lo que en verdad quieres,

aunque ¿quién sabe?,

contigo se puede esperar cualquier cosa

¡hasta lo peor!

No sé porqué eres así,

si tienes todo para hacer algo,

tienes todo delante de ti

y te conformas con tan poco.

No ves el mundo que no deja de andar

el mundo se encuentra delante de tus anteojos,

no detrás de ellos;

la vida no va a preocuparse por ti

tú debes preocuparte por tu vida

tienes que caminar

tienes que crear, no solo soñar.

Ponte el gis en la mano

y comienza a trazar el camino,

¡pero hazlo ya!,

no esperes a que mañana crezca el sol, otra vez,

tal vez para entonces

no seas más que otra parte del polvo

arrastrado por el viento.

d03.[9209]

Caminaba mientras reía,
caminaba y pensaba en la nada,

caminaba mientras observaba,

caminaba y pensaba en que todo saldría bien.

Esa noche era rara,

a pesar de mi acostumbrado insomnio

no me preocupaba estar tirado boca abajo en el piso,

ni tener el cuerpo completamente congelado

por el frío de la madrugada;

no, no había la más mínima preocupación en mí

sólo una plácida vaguedad

de no querer que me importara nada.

Todos durmiendo, menos yo

ese era mi único e insoslayable pensamiento;

todos inconscientes

de lo que pudiera suceder en ese momento

menos yo.

Era curioso imaginar

que podría hacer tantas cosas

sin que alguien se diera cuenta

de ninguno de mis actos.

Caminar y pensar

pensar y no hacer nada,

volver a pensar y volver a caminar,

tirarme en el suelo

esa era la combinación clave

de un poeta estúpido,

era mi combinación.

d03.[9208]

A cada rato que despiertas
te recoge el sinsabor

la amargura entrecortada

devanea entre tus flancos

sin encontrar un justo reposo.

Languidece tu mirada abatida

mientras el forcejeo de tu imaginación

te presiona a ser cuerdo.

No puedes retractarte

el cambio de principios es de cobardes.

Estallan, sin cesar, tus dolientes sienes

recordar es peor que morir.

Te creas, te agonizas

nadie te ha visto

puedes huir

d03.[9207]

Los días se tornan grisáceos
como los cabellos, que crecen en los espacios vacíos

inundando cada milímetro de mi cabeza.

No quiero intentar ser bueno o mejor que ayer

matar el tiempo sirve siempre que es necesario

y no hay nada de qué arrepentirse,

así que......

¿Qué importa la muerte de uno o dos deseos?

¿Cuánto más podrá resistirse la pesadumbre?

El infortunio se acarrea por placer

matar, matar el ansia de destrozarte la cara

de romper tus huesos, de morder tus brazos

intentarlo no sería un error

siempre y cuando el resultado sea el que espero.

¿Qué importa morderme los dedos de excitación?,

si el placer será más grande mientras mayor sea la espera.

Esa lejanía te diluye y te vuelve borrosa;

me induce a imaginar más cosas, más escenas

cada minuto, cada golpe, cada palabra,

cada nuevo movimiento y cada nueva tortura

te estará esperando todo, aquí en este refugio.

Crisparé mis manos a cada día que avance

y pensaré en todas las estupideces que me has brindado.

Intento creer que aún no cambiarás tu actitud,

creo que la próxima cercanía levantará tu vuelo

y al estrellar tu cuerpo contra el suelo frío

retorceré el mío en busca de nuevos momentos;

ardiendo por dentro tomaré la navaja y penetraré mis venas,

arrancaré tus entrañas para lamerlas

aunque termine con tus pelos entre los dientes, otra vez.

Ojalá jamás regresaras,

ojalá muriera alguien antes de mi nueva cacería.

d03.[9206]

Los días se vuelven impresionables
en el flujo del desencanto,

cuando piensas en lejanías

el laberinto te atrapa con nuevas sorpresas.

Intentas rescatarte del camino

pero el hilo tirado ya no conduce a la salida.

En la tierra de nadie veremos las nubes caer

al parejo de los relámpagos brillantes.

El destino destella momentos imprecisos

busco una mirada complaciente

pero tengo miedo de retenerla.

Aún con las manos estiradas, la lluvia no se atrapa,

los huracanes no se detienen con pura voluntad.

Sólo una razón será cierta al final

la del grito de los locos que quieren dormir.

El descanso de los corazones no es la muerte,

pero es mejor morir de desamor

a vivir de falsas esperanzas.

d03.[9204]

No, no quisiera caer,
la locura me invade sin pensar

así de sencillo como el viento sopla.

No quisiera entenderlo, pero me aterra tu mirada

Y no sólo eso,


(el mistral grita cuando el mundo calla)
esa sonrisa,

(el cazador busca presas terribles, por quien morir)
ese andar,

(las olas anhelan algún ahogado para acariciarlo)
y esa magia transmutada del espejo y del cielo
que quebranta mis silencios


(eterno es el silbar de los muertos).
Mas no te culpo de mi espanto
pues sé que los locos han de acompañarme en la caída.

Cuando el hielo refleje el sol del invierno

agitaré mi amargura hasta imaginarte cercana

entre las espinas que abracen mis manos.

d03.[9202]

Qué sucede
cuando me envuelvo

en interminables confusiones,

cuando mi alma espía

los pensamientos que no dejo escapar,

y la luz los espera impaciente

suplicante, sin pasión falsa.

Algún tiempo tendré

para retractarme de mi vida

terminando por aceptar y acarrear

el peso de mis derrotas.

La traición que me he jugado yo mismo

no concibe perdón a mi integridad,

flagela sin compasión, atormenta,

desquicia mi sobriedad.

A veces no comprendo lo que sucede.

Algún día llegará, tras una noche en la ciudad,

y yo dormiré entre mis papeles, tranquilo.

d03.[9201]

Quisiera poder entender todo,
no hubo palabras ni nada

y la sombra me persigue de nuevo.

El grito de las brujas se calló,

la desesperación de los locos

se transformó en serenidad,

pero mis manos temblaron en la tierra.

El polvo se filtraba silencioso

entre los poros y los cabellos,

la mirada permanecía inmóvil

y un instante acabó con el delirio.

La imaginería se esfumó

como las nubes después de la tormenta;

mi cuerpo cayó solitario

empedernido de insatisfacción.

Entre el limbo y el horizonte

apareció misteriosamente

sobre mi cabeza agachada

un cielo infinitamente azul y limpio.

Mis manos contemplaron y recordaron sus crímenes

mientras el dolor de mi cuerpo crecía.

d03.[9200]

¿Una hora o dos han pasado? No lo sé realmente
no he podido asimilar totalmente estos días.

Vaivenes de desesperación acechándome,

intangible, el alba se pasea por el cuarto.

Ayer, todavía, tuve esperanza de que pasara

pero no, el ruido del viento golpeando las ventanas

fue todo lo que trajo la tarde consigo.

Un signo de debilidad me atropella incansable,

suena la letra de palabras mezcladas:


“...calle el mundo y calle el nombre,
calle el hombre y vuélvase a callar...”
Reprimo la fluidez de mi mirada
Dejo todo en un sorbo de hastío
Y no encuentro motivos para redimirme,

el remordimiento se marchó con los pasos

la vida que ayer tuve la perdí por placer

y no me cuesta quejarme, cuando lo necesito.

Me siento solo, pero seguro:


“...no pretendo conseguir perdurar,
porque sé que sólo soy un accidente.”
El valor, el valor de la gente se pierde,
la sonrisa del romántico se volvió carcajada
en el sádico que viola mujeres;

yo también pierdo mi valor

el honor efímero de un muerto.

Sin arrepentimiento escupo el odio a cual más,

mi interés por las almas me orilló

a no dormir, a beber sudor y sangre

que no son míos, sin embargo, amargos.

No veo un consuelo posible para despreciar

aún sé que te encontraré, alguna vez,

vagando por la calle.

d02.[911231]

ELISA QUERIDA:
.........................
Hoy no tengo más palabras que desearte una feliz pasada y que lo que venga, por bien o no, el año venidero sea para ti una rauda de suerte y belleza. Saluda a todo el mundo de parte mía, mientras, yo deglutiré mis ansias recientes con café y esperaré, como el caer de la noche la llegada del día en que después de purificar mi sobriedad y mis escamas vuelva a contemplar con mis ojos cansados tu pequeña y hermosa persona. De momento, te dejo aquí constancia de los ratos en que la esplendidez de mi mente no se si falla o hace algo con sentimiento afable. Son dos pequeños escritos de esos que salen cuando algo te contiene las ganas de tirarte a la miseria y al suicidio.

.....
Hasta entonces.
.........................
Feliz muerte de año.


En la escarcha escarlata de tus labios

me imagino candente

oprimido de deseo y dolor

por aquel querer jamás obtenido.

Con el vaivén de los recuerdos

entre hojarasca lleva el viento mi alma

arrastrando por rincones ya vividos

con un rencor que no cansa.

¡Hay de mi pobre voluntad!

que ante ti, hasta el huracán callara;

y aquellas noches sin tristeza

las mismas que al azote, mi espalda cediera.

Dormir quisiera sin acabar,

como un muerto,

para dejar a este mundo

de mi angustia, ni un resto.



Larga tarde de invierno

gente caminando envuelta en aire

alrededor, falta distancia

entre mis brazos y los suyos;

atacan los pasos el gris pavimento

y los rostros inundan la imaginación.

Fatuo me lanzo a su paso

intentando esquivar cualquier roce

conteniendo el respirar

a cada aroma nuevo

que experimento truncado de razón.

Miro los escaparates fascinado

arrastrando la lengua para no gritar,

de pronto, un golpe turbio

volteo la vista

ironizando el perdón que recibo.

Retorno al antiguo ensimismamiento

y la duda se acrecienta,

no consigo vencer mis derroteros

tengo frío, camino más fuerte.

Satisfecha la idolatría

me alejo de aquel informe bullicio

me alejo con nostálgica pesadez

y ese temor que me carcome el ansia.

Quizá mañana sacie toda mi mala gana

y, en el andar de la noche,

recupere, sin sentir, mi calma perdida.

d02.[911225]

MI QUERIDA ELISA:

..............................
En estos instantes de escribirte atravieso por una inundación terrible de recuerdos que me provocan más escalofríos que placer. Los sonidos de esta añorada y jamás (hasta el momento) obtenida melodía de Pat Metheny arrepujada dentro de mis vísceras como esos alfileres que las brujas se complacen en atravesar por la cebosa forma de los fetiches, así se coloca la insistencia armónica de los compases de “Are you going with me?” por entre mi insomne memoria. Ahora, reflexiono, no puedo alcanzar a comprender que realmente haya permanecido dormido casi 20 horas, y es que creo es uno de los residuos o más bien de las consecuencias de la afable y serena noche de Navidad que tuve a bien disfrutar ayer-noche y hoy-madrugada. Ésta, puedo considerar, ha sido una de las (si no es que la) mejores Navidades que he tenido, sin preocupaciones por nada ni por nadie, sin nada ni a nadie a quién esperar, sin hipocresías baratas reflejadas en sonrisas y abrazos que más que darte confianza o satisfacción te desquician, nada de malos recuerdos renaciendo y reavivando los rencores casi olvidados, nada, absolutamente nada más que una breve convivencia armónica de familia, un brindis austero pero satisfactorio, algunas palabras bien ubicadas (por fin) en su sitio y algunos abrazos que te dan la confianza suficiente para expresar hasta tu descontento o tu molestia. Anoche en la cena estuvieron exactamente las personas que ayer te contaba, casi como si adivinara las cosas, nadie habló (a excepción de Alicia a quien no pude atender pues no me encontraba y Perla que quizá esperaba algo de mi parte, y que por mí puede seguir esperando hasta que se canse o se muera, ella me desubicó un poco pero, recuperé mi calma al olvidarme de que siquiera es un ser vivo y latiente) ni nadie vino de los “familiares” de ambos bandos. Así fue todo mejor.

.....
A mí, muy aparte de todo esto, hay asuntos que más que preocuparme me causaron cierta curiosidad (aunque no puedo negar que algunos también angustia). Anoche, mientras fumaba en la azotea de mi casa pensaba en, por ejemplo: ¿cómo estarás y qué harás tú en estos (esos) mismos instantes?, ¿cómo lucirás en este tiempo lánguido y nebuloso (perfecto), bohemio y apabullante?, también quisiera reconstruir esa escena maleva pero en los casos de: Bonny, Alicia y otras tantas gentes; bueno, a fin de cuentas, de todo esto creo que no cabe más que seguir imaginando y ocupar mi preocupación hacia cosas más inmediatas como buscar mañana la mayor cantidad posible de eventos a los que pueda asistir y participar en relación a lo de Henry Millar, también iré a Las Brujas a ver qué se publicó. Sin más por este momento que la especulación de la consumación de un excelente año necrófilo y bajo los compases, ahora, de “Bela Lugosi is dead” te dejo, mi hermosa flor negra, enviándote mi corazón envuelto en venas, navajas de afeitar y anzuelos.
Hasta mañana.
....................Los estigmas de las manos
....................no son más que pretextos falsos
....................lo fatal es el acento de cada quien.
....................Los sombreros y los pelos pintados,
....................el sabor de la boca se amarga
....................en consonantes absurdas, innecesarias.
....................¿Qué pasará lejos de las ratas y la basura?
....................Alguien más se dejará caer de un edificio
....................y en un aullido proclamará su libertad muerta.
....................Y tú ¿qué harás mañana, cuando se acabe tu tiempo?
....................No tenemos toda la vida de nuestro favor el viento
....................y el río renovará, al amanecer, sus peces muertos.
....................Tú ¿qué harás?, sin imaginarme ni tenerme.
....................De momento, dejarás alpistes en el pasto
....................esperando que algún cuello nuevo caiga bajo el filo.

d02.[911109]

QUERIDA ELISA:

.......................Hace demasiado tiempo que no sé, en lo absoluto, algo de ti y en verdad extraño todo, cada momentánea sonrisa que me has dado para guardarla, es lo único que me mantiene a flote, sin embargo, creo que a pesar del tiempo, la distancia y mis condiciones podrás recordarme cuando menos vagamente.

.....El día en que escribo esta carta logré encontrar, después de bastante tiempo, una foto tuya que daba por perdida definitivamente durante mi traslado a la nueva habitación que me ha sido asignada. Esto tal vez sea una buena noticia, ya he salido de esa horrenda celda de tratamiento y aislamiento en la que estuve recluido por no sé cuanto tiempo (creo que fueron cerca de siete meses) después de la nueva crisis que tuve. Pero, bueno, ya he dado un símbolo grande de mejoría, motivo por el cuál me han enviado a esta habitación nueva. Mi preocupación en este momento, aparte de ti, es encontrar a mis padres y saber cómo se encuentran. He reflexionado bastantes cosas y creo que me serviría bastante verlos, a pesar de que no fue precisamente muy cordial mi partida ni mi condición actual sea lo que ellos podrían imaginar, en determinado momento, de mí (aunque creo que casi siempre pensaron que estaba algo o bastante loco).

.....Elisa, recuerdo ahora el día que escuché tu nombre, lo anoté inmediatamente en la primer hoja que tuve enfrente. Esos momentos me han hecho restablecer mi tranquilidad y un poco de la cordura que había perdido paulatinamente. Aquella ocasión, también, en que voltee mi mirada algo extraviada y vi tu sonrisa encontrada con mis ojos, una distracción tuve y al retomar aún estaba tu constancia ahí...

d02.[910716]

.....No siempre es fácil decir la verdad o hablar cuando uno se mete en problemas, eso he creído siempre y días como hoy lo reitero. Sin embargo, no siempre esto es entendido como uno quisiera por los demás y eso deberíamos confrontarlo, intentando evitar crear problemas a nosotros mismos, hablando verdaderamente y sin engaños ya que al final de cuentas el único engaño cierto será el nuestro.

.....Yo no me encuentro en problema alguno que me motive a hablar así, más que el de mi propia existencia y que considero de bastante cuidado.

.....Han pasado bastantes cosas desde el día del eclipse, que fue realmente increíble, a pesar de esto no me siento con el suficiente ánimo para hablar sobre todo ello y creo que en alguna otra ocasión ya habrá el tiempo suficiente para hacer mi relato.

d02.[910629]

Por cierto, el pendejo del Rentería también presentó su pinche desfilito de mierda en el IFAL el martes y creo que no agradó a la gente que ya debe estar hasta la madre de ver sus mismas pendejadas siempre, y para un botón, Greta llegó echando pestes y diablos contra él y, bueno, no es de extrañarse. Según comentarios de Jus el imbécil dijo que el Mone y yo “nos cortamos”, pendejo, ¿pues qué cree, que necesitamos de su puta mierda? Pues yo al menos no y el Mone creo que tampoco y si nos necesita que nos busque, yo lo único para lo que voy a buscarlo es para que me pague los veinte mil pesos que me debe y para que me de mi garrucha. Rosa (también comentario extraoficial), en comparación con Bonny, creo que cada vez le asienta más la edad y cada vez se ve y está más buena y guapa, ¡qué contradicciones!
“Se daban motivos para confesar, crímenes en la intimidad...” (Virus)
¿Quién era esa niña vestida así?, bailando extrañamente mientras alguien gritaba. ¿Qué hacían mis padres?, no los encontré y, de repente, sentados platicaban con sus enemigos. Voltee, entredormido aún, y sólo un campo vacío arado días antes, húmedo. Sentí un tirón y vi cómo se alejaba mi bicicleta. Luis corría y lentamente lo tomé y me colgué de su cuello. Una pequeña colina y una zanja. Él cayó insertando su cabeza en el riachuelo y, después, se encontraba totalmente sumergido. Tuve que gritar al ver a esa niña de peluca rubia fumando extrañamente, enviándome pequeños y amargos besos en el aire. Mi padre entro por la puerta. César corría y desapareció al ver a Fabián aparecer por la puerta y correr. Yo, de rodillas, voltee. Un enorme camión se acercaba rápidamente y se estrelló contra un autobús lleno de gente. Tuve que despertar al ver a mis padres platicar con el enemigo.

d02.[910628]

No he escrito nada durante tres días pero ya lo hago ahorita, a media madrugada, escuchando Rock 101. El martes casi se me ha pasado lo de la reinauguración de La Agencia, pero como todo, siempre llego a la purita hora. Bonny estaba verdaderamente horrenda, creo que cada vez nueva que la veo me convenzo más de que entre ella y yo solo queda una gran idolatría y el hermoso recuerdo de algo que pudo haber sido aún más fantástico de lo que fue; ya no siento prácticamente nada al verla mas que un pequeño deseo de venganza y lujuria, sigue siendo ella tan hermosa como siempre a pesar de que se ha vuelto una vil y asquerosa fresa, pero el solo hecho de verla así no me produce ningún placer, es más, creo que intento evitarla. Lo más curioso que descubrí de ella recientemente, o sea ese mismo día, es que tiene unos pelitos muy sobresalientes, tanto como para que yo los notara, entre sus pequeños senos, incluso creo que tiene los mismos que yo en el mismo lugar. Ah, eso sí, sigue teniendo unas piernas increíblemente bellas (para mí) y que con esa falda que traía (lástima) y las medias le sobresalían notablemente. Me encontré al Mone y todo continuó como si nada. Mañana, a no, ahora pero hasta casi mañana vamos a hacer el ya clásico Performance del último viernes de cada mes en el Stock. El miércoles estuvo Aarón, el hermano del Mone, en la tv y su participación en el programa de N.C., aparte de casi nula, fue decepcionante; y yo muriéndome de ganas de poder haber estado ahí para decir dos o tres cosas que creo y pienso. Fue bastante agradable e interesante el programa, por lo demás, y si no entonces qué justificaría el que haya acabado a las 5:15 a.m. del jueves. A raíz de todo lo acontecido ahí he tomado la determinación de ver qué onda con los Neuróticos Anónimos, creo que puede ser una experiencia interesante y constructiva. Hace un rato hablé con Anaïs e Ika, la invité al Stock. Por cierto, dentro de ocho días, o sea el próximo viernes, en el Tuttifritti va a ser la despedida y desintegración oficial y postrera del Café de Nadie (lástima), a ver qué tal se pone. Hace un rato, también, entró una pequeña tranquilidad en mi ego cuando estaba platicando con Carlos García y me dijo que Década 2 no tocó siempre en el LUCC y que FRONT 242 viene hasta principios de septiembre. Lo que creo que sí voy a pensar en serio es eso de ir con Anaïs y Judith a Guanajuato y no sé qué otros lugares (creo que en Jalisco), a ver qué pasa con la racita. Bueno, ya es tarde y hay que descansar, veremos cómo nos va al rato en el Stock. Hasta que el sol vuelva a meterse te esperaré entre la penumbra de mi ansiedad.