20150324

欲求および健忘性 || negai to wasureru

tengo marcado el paso a las tres horas de una noche más de estas en que me gustaría una letra o una palabra tuyas... te vivo en el silencio y te recuerdo en la insistencia de la vaguedad con que no dejas de andar por mis ideas... te vuelves la pregunta que me hago y te callas la respuesta que quisiera para aprenderte un poquito más... un segundo, un milímetro después...

donde la noche no me deja descansar, ahí le pregunto a mi quietud por la tristeza de mis ojos hundidos, por la templanza de mi deseo olvidado...


¿cuándo fue que dejé de desear?


creo que lo he hecho muchas veces... deje de desear cuando tome conciencia de que existía la muerte... que era algo que nadie determina y que nadie puede controlar...


la encontre una tarde en que me quisieron pintar, con engaños, el tono de una realidad que desde entonces no volvió a ser la misma...


y sin embargo, ya antes había dejado de estar... la apatía me hizo hijo del silencio... el silencio me volvio cómplice de mi propia maldad... la maldad tomo a tragos la sangre de mi corazón... mi corazón olvidó llorar... y entonces mi vieja alma perdió algo.... dejó en la distancia la sonrisa del niño y la piel del cordero se tensó en un látigo...


perdí el deseo cuando encontré la fuerza para abandonar mi corazón... para volverlo pedazos... para no olvidar mis pasos... deje mi yo, deje mi nombre y juré que nunca más...


dejé de desear cuando volví a recorrer mil caminos y en cada uno me volví a perder... cuando encontré el consuelo en medio del sonido de la nada, de esa absoluta falta de todo, en ese cabello que quedó atado en algún clavo a la mitad de mi brazo...


perdí el deseo porque, de tanto desear, volví a dejar todo, me abandoné a la contemplación... a la escaséz de mi necesidad... el poder en mis manos... el destino dibujado en cada sueño...


dejé de desear cuando empecé a tener todo... a susurrarlo entre dientes... a invocarlo...


y ahí, en medio de nada, era capáz de sentirlo todo, de tenerlo dentro de mí... toqué el filo de la garra del dragón... el aroma del loto inundó su carisma en mí... me vi detrás de mis ojos... me vi de frente en la distancia... y me olvidé...


deje de desear porque también de eso se cansa uno...


y ahora te deseo a tí en medio de mi silencio... en el olvido de la mesura de la distancia... en donde quiera que sueñes ahora... en el instante que acontece y en el que sé que me olvidarás...

20131207

131207.0130_circle

::  el mundo es hermosamente circular, igual que la historia y la vida...
están llenos de caminos que se cruzan, que se tocan tangentes y que a veces se unen en los mismos puntos por causas que creemos nada tiene que ver unas con otras...
los hilos están ahí, son constantes numéricas que le dan el sentido a todo...
hace 33 años mi vida fue tocada inexorablemente por la historia de un hombre: John Merrick; yo nada sabía de su historia, ni de la historia de quien había retratado la suya, pero de alguna forma todo eso cambió mi vida...  aún recuerdo las luces ambarinas de las lámparas en Paseo de la Reforma, mi caminar tambaleante porque mi incipiente mente apenas lograba procesar un golpe tan brutal...  todo se convirtió en un recuerdo difuso e intermitente que aún hoy me pregunto si realmente aconteció...
hace un par de días se acercó Ariel y me dijo: "papá, ¿de qué estaba enfermo John Merrick, qué fue lo que le pasó?"...
mi corazón resonó y sigue haciéndolo sin dejarme dormir...  encontró el libro con la historia de Merrick entre los cientos que tiene para escoger en nuestra biblioteca, le conté lo que se de su historia, me pidió permiso para leerlo y se lo di...
no dejo de pensar en cómo los hilos nos atan y nos unen, buscamos un plan para nuestro destino y para cada cosa que pasa, pero el plan está ya dibujado ahí, sólo hay que seguirlo y dejarlo que nos lleve...  en unas horas más uno de sus círculos se cierra y vendrá uno nuevo que nos traerá magia nueva...
[131207.0130_circle]
::

20110616

:: sun & moon ::

Definitivamente uno de los rasgos más fascinantes de la escena electrónica, y de los proyectos electrónicos, que han inundado las pistas de baile, las radios del mundo y el corazón auditivo de todos quienes vibramos cobijados en sus beats es la finura de las producciones y el gran cuidado con que se escoge cada trazo tanto secuencial como vocal para crear atmósferas completamente alejadas del prejuicio de años atrás.

Uno de esos grandes proyectos es ABOVE & BEYOND. El trio formado por: Tony McGuinness, Grant Jono y Paavo Olavi Siljamäki. Trance muy melódico, con una fuerza y una finura en la producción sorprendente.

Algo para escuchar cada noche y dejar que el cuerpo, el alma, el fantasma o el nahual descanse mientras busca el significado de la noche filosofal escondida en los ojos de la luna...

Tlaconetzin, amigo mío, que su luna bañe los cerros y lo los sueños de todos los insomnes que nos acompañen desde su reino hasta el resplandor de Lamat...


20110612

:: in trance we trust... ::

hace mucho que había dejado/olvidado lo grandioso que es perderte en el beat de la música mientras la vida corre y susurra alrededor tuyo en complicadas y enigmáticas esprales fractales que no necesitan significado para ser, sólo son, están ahí para expresar la necesidad del mundo y de la vida por el ovimiento, por la evolución, por la ebullición, por la luz y por el caos también...

cada quién tiene sus signos y sus estados y sus consonantes y sus vocales para descifrar y disfrutar ese significado, el mío, uno de los míos es ese, la música, escucharla, sentirla, vibrarla...

muchos consideran a la música electrónica (cualquiera que sea su género o sub-género) como una especie de música menor o sin demasiada trascendencia a todos los niveles; un error tan grande no se cometería si hablaran del rock o del pop o de la música popular de la región que sea...

sin embargo, habemos generaciones enteras que crecimos y mamamos las mieles del beat repetitivo, del beat sincopado, del beat casi criminal a veces y somos los hijos del uno y del cero, de la música llamada artificial, de los multitudinarios raves en medio del bosque o a la orilla de la playa y espero que nuestros hijos sean tan dichosos como nosotros cuando crezcan y encuentren que sus corazones y todo su ser y el de muchos iguales a ellos vibran y se sincronizan al tono de música tan maravillosa que a fin de cuentas late y se mueve al exacto compás de su corazón...

IN TRANCE WE TRUST...!!!

¿el culpable?  -  A STATE OF TRANCE 2011 (Mixed by Armin van Buuren)


20110603

[ year of silence ]


Media tarde y el  mundo luce horrible, el calor no cesa mientras caminamos intentando pensar en cualquier cosa menos en el deber que nos aguarda por concluir y que a veces se vuelve una carga.  Hoy no hemos tenido el espectáculo habitual, la soledad de estas baldosas hace que el aire fluya curioseando por entre nuestros cansancios, nada que ver, nada que esperar, nada que aligere lo patético de un día mal logrado.

Me siento enfermo, agotado, sucio, feo, siniestro, vacío...  Despierto a las cuatro de la mañana y comienzo a hacer las cosas como si ya fuera mi hora habitual, no entiendo que aún estoy dormido, que me levanta el puro hartazgo, hoy ni siquiera he puesto la alarma, despierto en un segundo cuando me doy cuenta de mi error.

Regreso a mi vigilia fetal, siento la humedad del ambiente, la de mi playera que reclama el exceso de circunstancias, ¿dónde demonios he dejado la toalla que me sirve de cobija? Sigo dormido aunque no entiendo porqué creo que no, el gato me pide más carne, ni siquiera yo como carne, no le contesto, lo corro de la puerta del cuarto, me molesta que ande como limosnero a media madrugada con cosas que sólo pueden suceder en un sueño demasiado estúpido, pero este no es un sueño. Me gruñe, me sisea, no le gusta que le de ordenes, un pinchazo de adrenalina psicótica me inunda, pierdo el control de mis miembros y mi pie derecho que es muy terco le da una patada y lo manda a volar hasta la calle donde en ese momento de confusión pasa un auto trasnochador a toda velocidad y le aplasta la mitad del cuerpo. No me importa, me hago ovillo una vez más y me acurruco en mi pedazo de infierno esperando a que amanezca y no quedarme dormido.

Despierto y el tipo que conduce el camión sigue parado en el mismo lugar, veo el reloj, es exageradamente tarde para mi humor, mi estres explota, no decido si levantarme y largarme por otro lugar o levantarme y darle una patada igual que a gato y romperle la cara, hoy definitivamente es un día negro, no es bueno estar cerca de mi...

Cierro la revista, Tïesto no es de mi gusto, el libro que lee la tipa a mi lado es demasiado grueso y viejo. Siento el hormigueo de la adrenalina recorriendo por las arterias de mi cuerpo, de la cabeza a las piernas, de las piernas a los brazos, de los brazos al corazón, de corazón al cerebro, del cerebro a mis ganas de romperle la cara a ese tipo. Vuelve a parar el camión, ya es ingente esta hora, odio no salir a mi tiempo, odio tanta gente junta, odios este día y este momento. mis manos y mis pies hierven, eso no es bueno, tomo mi mochila que pesa horrores por la computadora y huyo antes de hacer algo demasiado enfermizo.

Pienso en Alice, ella definitivamente lo hubiera reventado. Espero que su voz y su falta de interés por todo me ayude a conciliar la calma una vez más...

zazen...

zazen..